Galeria de Arte
logo Galería Montsequi
Rodrigo Nevsky Fernández

Rodrigo Nevsky Fernández es un artista chileno-español nacido en Santiago de Chile el año 1964. Estudió arte en la pontificia Universidad Católica de Chile, titulándose el año 1992. Su obra ha sido exhibida en ferias internacionales, galerías de arte y museos en Chile y el extranjero.

El trabajo de Rodrigo Nevsky Fernández hunde sus raíces en un sólido sustrato conceptual. Ante un aparente estilo pop, atractivo y trivial, se camufla una intención autoral provocativa, que cuestiona las capacidades del género paisajístico.

El artista nos presenta paisajes cósmicos resueltos mediante técnicas como el pouring o el raspado en seco, que le permiten crear una atmósfera armónica llena de colores brillantes y contrastados. Paisajes lejanos que se inspiran en las imágenes obtenidas a través de la espectroscopia. Esta técnica de observación astronómica es relativamente reciente y consiste en el estudio de la luz que radia desde estrellas y otros objetos celestes, previamente descompuesta en radiaciones monocromáticas.

No es extraño este interés por el estudio de la luz y el color, teniendo en cuenta que ha sido una de las cuestiones elementales en el desarrollo del arte a lo largo de la historia. Sin embargo, en este caso, el artista va un paso más allá de un simple resultado estético. Al igual que el arte nos invita a descifrar un enigma oculto en su esencia, la luz oculta una valiosa cantidad de información. Los científicos al descomponer la luz mediante un prisma, no sólo observan un arco iris de color, sino también líneas de absorción oscuras, pequeñas franjas en cada uno de los colores, que visual y conceptualmente, podríamos asociar a un código de barras. Este código permite averiguar, por ejemplo, la composición química de las estrellas y galaxias distantes, es decir, su esencia.

Asimismo, Rodrigo, imprime sobre este paisaje cósmico la silueta de conocidos iconos comerciales. Imágenes que se nos presentan en negativo, relacionándolas con esas franjas oscuras que nos descubre la luz, ya que al igual que éstas ocultan información. De esta manera, busca llamar nuestra atención dejando en evidencia la importancia que tienen las imágenes en el mundo actual y la impronta subliminal que dejan en nosotros. Entendiendo la cultura visual como un cosmos de imágenes cargadas de significados que evidencian determinados valores políticos, sociales y económicos.

Por lo tanto, el paisaje cobra otra dimensión y deja de ser un mero un reflejo de la realidad o una excusa para indagar en el conocimiento del color u otros valores estéticos, para convertirse en un medio efectivo que desafía nuestra forma de ver las imágenes.

Izaskun Monfort, Comisaria y Crítica independiente.