Galeria de Arte
logo Galería Montsequi
Horacio Fernández Munizaga

Es un artista autodidacta chileno-español, nacido en una familia de artistas e intelectuales en Santiago de Chile el año 1960. Estudió negocios en la Universidad de Santiago, actualmente comparte su tiempo entre la empresa privada y el arte. Ha participado en diversas exposiciones en galerías y ferias internacionales.

"La naturaleza, en todas partes, se dirige al hombre con la voz que es familiar para su espíritu" Alexander von Humboldt.

En la obra de Horacio Fernández Munizaga resuena una voz que nos es familiar, el sonido primigenio de la naturaleza nos seduce y nos invita a la contemplación. Al aproximarnos, es evidente la importancia del color como elemento básico y estructurador, el cual es aplicado sobre el soporte con una técnica de arrastre y superposición de capas conformando un entramado matérico. Con gran maestría, el artista, teje una estructura pictórica donde la horizontalidad y verticalidad, que confieren equilibrio, se ven dinamizadas mediante la utilización de una amplia gama de de colores vivos y contrastados. Materializando así la esencia dicotómica de la naturaleza, que se balancea entre el caos y la armonía.

El color se impone también con un profundo carácter retórico, dejando en evidencia las conexiones simbólicas de sus tonos, que como ocurre en la música, son capaces de despertar infinidad de sensaciones en el espectador. De esta manera, el artista convierte cada una de sus creaciones en experimentos, a través de los cuales investiga sobre las capacidades estéticas y metafóricas del arte abstracto. En el juego de la percepción visual, Horacio, nos enseña las discrepancias que existen entre el hecho físico y el efecto psíquico.

El paisaje abstracto se convierte por lo tanto en el hilo conductor de su trabajo, aprovechando todas las capacidades expresivas inherentes al género, así como su naturaleza conceptual. Características que le permiten adentrarse en el campo de la sensibilidad y dejar en evidencia la importancia que tiene esta forma de aproximación a la hora de aprehender sobre nosotros y lo que nos rodea. Guiado por un imperativo pulsional busca en el color el medio para reproducir los estados anímicos del alma y a su vez captar la esencia inaprensible de la naturaleza exuberante de América del Sur. Impresiones que logra captar con una sutileza que las palabras no pueden alcanzar, configurando un corpus de trabajo sólido, atractivo y profundamente evocador.

Izaskun Monfort, Comisaria y Crítica independiente.